viernes, marzo 08, 2013

Bienvenida seas Sociedad de la Información


Según Guadalupe Aguado Guadalupe  en su artículo “Los medios de comunicación frente a la democratización de contenidos y la gestión de conocimientos”   los últimos 15 años han sido de cambios profundos en la cultura dígital. El público pasó de ser un experto en la cultura impresa a ser un activo agente que se conecta, navega, busca y se comunica. 

La cultura dígital trae a nuestras vidas nuevos conceptos que son la Gestión del Conocimiento y la Gestión de la Información  donde como bien dice Aguado Guadalupe, lo importante no es la información en sí misma, sino la cantidad y clase de conocimiento que puede obtenerse de ella, la pregunta es ¿Qué hacemos con esa información? Ya es una ventaja diferencial la que tienen aquellas personas que saben recogerla, ordenarla, explotarla  y manipularla.


La Cibersociedad

Ha merecido la atención de numerosos especialistas en sociología y ciencias de la comunicación donde se plantea el nacimiento de una sociedad totalmente distinta a la que hoy se conoce como capitalista; es decir, la sociedad de la información y con mayor rigor, la cibersociedad. En esta sociedad, la información, como actividad y como bien, es la principal fuente de riqueza y principio de organización.


La Cibersociedad, un mundo conectado

Años atrás, cada tipo de mensaje tenía su propio vehículo,  la palabra llegaba por un canal, la escritura por otro y las imágenes por otro pero les faltaba una característica importante, la interactividad. En la cibersociedad se vive una cultura virtual y, en consecuencia,  mundos virtuales donde la imagen, la palabra y el sonido interactúan y construyen nuevas unidades de mensaje.  

La Cibersociedad rige sobre la base de cinco pilares estructurales e indispensables para su total comprensión: la multimedia, la hipermedia, la realidad virtual, las grandes redes de computación, las autopistas de la información y en particular Internet.

Credibilidad y Contenidos

Siendo una sociedad que se basa en la información es de suponer que el principal problema a enfrentar es la cantidad de información y la veracidad de la misma. ¿Cómo saber si ese contenido es verdadero? ¿En qué basamos nuestra confianza?  

Nuestra reputación es nuestro filtro

Para separar la paja del heno, la reputación de un periodista y el valor del medio de comunicación se convierten en el principal filtro de confianza, catalizador de la búsqueda y el motor y mediador de la misma. En resumen, la importancia de una buena reputación online es lo que marca la diferencia.